Galería Quero

June Crespo, nuestro cuerpo industrial

Ha trabajado habitualmente en hormigón, pero superponiendo a él cerámica, resina, retazos textiles, fibra de vidrio o recortes gráficos, y presta la mayor atención a la masa y las cualidades translúcidas de sus piezas, a la generación de materialidades y cuerpos o a la posibilidad de que encontremos gesto y extrañamiento en lo aparentemente basto. June Crespo busca que sus esculturas adquieran autonomía una vez acabadas, sin que por ello su presencia deje de remitir a la de la propia artista, porque tienen mucho, todo, de corporales: lo orgánico adquiere un peso fundamental en estas obras, en forma de conductos circulatorios o de huesos, pero también evocan lo arquitectónico, sobre todo las construcciones precarias.

Concede la escultora navarra una importancia fundamental a sus procesos, que entiende como sucesión de hallazgos no previstos, también de accidentes y pérdidas; sus caminos los considera ensayos: cree en el “estar haciendo”, en las posibilidades de los medios más austeros y en la hibridación, y trabaja a partir de formas ya existentes, reconfigurándolas y combinándolas para dar lugar a nuevas lecturas en torno a las opciones asociativas de imágenes y objetos.

June Crespo. Vascular (5), 2024

June Crespo. Conjunto Vascular (1), 2024

Aunque firmes y a menudo densas, sus obras presentan constantemente fisuras, canales y huecos que las abren a espacios nuevos, a posibilidades circulatorias, y algunas ofrecen color, pero este siempre se relaciona con los propios materiales; a veces tiñe sutilmente el hormigón, la más neutra y potente de sus materias primas, y lo asocia, como dijimos, a texturas diferentes (las de textiles, cera, prensa o metales fundidos o industriales). Más que las tonalidades en sí, a la artista le interesa el cromatismo en lo que tiene que ver con los contrastes entre densidades: funde lo duro y lo polvoriento, lo graso y lo seco, lo duro y lo suave.

Hasta el próximo junio y bajo el comisariado de Manuel Cirauqui, el Museo Guggenheim Bilbao le dedica la muestra “Vascular”, que recoge una selección de sus obras recientes, datadas en los últimos siete años, incluyendo una pieza inédita para esta exposición que conjuga el uso de soportes de producción industrial con el empleo escultórico, incluso arquitectónico, de la fotografía. Veremos trabajos con su sello más reconocible, el de la utilización de estructuras constructivas o recipientes también con ese uso (bidones, encofrados de cemento o hierros sujetos por cinchas), junto a proyectos que remiten de forma clara al mundo natural y orgánico (tallos y partes de flores y plantas), que aquí adquieren una nueva dimensión. Unos y otros generan un recorrido dominado por el dinamismo, en el que se subrayan los lazos entre los distintos artefactos (algunas composiciones actúan como redes capilares o vasos comunicantes) y entre estos y el espacio, a través de juegos de escalas.

June Crespo. Back of the Tongue, 2022

June Crespo. No Osso (occipital), 2021

Al tiempo que dialogan con nociones muy vigentes entre los escultores vascos en las últimas décadas, como el gesto, la abstracción, la opacidad, lo extraño, lo trágico y lo ligero, las piezas aquí traídas se nos presentan como fruto de ensamblajes y operaciones complejas capaces de hacer converger la funcionalidad industrial con una cierta conciencia ecológica. Su punto de partida, en cuanto a altura, tamaño y relación con el suelo-base, continúan siendo las proporciones humanas, del mismo modo que lo corpóreo, la fisicidad humana, inspira el carácter vivo dado a los materiales, que se nos muestran, a veces, incluso dañados, en contraste con aquellos elementos que vienen a canalizar, o por los que vascula, nuestra existencia (como los mencionados conductos, chapas, moldes o encofrados, a los que se acoplan por eso tallos, papeles o piezas textiles insertas en sus junturas). Al unirse unos a otros, apoyándose entre sí o a través de tensores, esos componentes estructurales parecen cuestionarse mutuamente.

Las obras expuestas no se han dispuesto conforme a un orden cronológico, ni numérico, sino atendiendo a sus afinidades y a las de sus relaciones posibles con el espacio, diluyéndose incluso la individualidad de cada propuesta. VSCHC (2023), Veils (2022), Acts of Pulse (2022), Dividual (2022) y Voy, sí (2020) se asocian con Vascular, el trabajo inédito que da titulo a esta exhibición, en el que Crespo presenta fotografías como grandes impresiones de suelo junto a soportes industriales o constructivos, como plataformas elevadoras o mesas de trabajo. Imágenes y objetos bidimensionales no aparecen aquí de forma autónoma, sino con un propósito funcional: sostienen formas vegetales, tubulares y cilíndricas que se despliegan en las salas generando líneas de relación entre sí que el espectador habrá de desbrozar.

June Crespo. Sin título (y escucho tus pasos venir), 2018-2024

June Crespo. Velos (invierno), 2022

 

 

June Crespo. “Vascular”

MUSEO GUGGENHEIM BILBAO

Avenida Abandoibarra, 2

Bilbao

Del 1 de marzo al 9 de junio de 2024

 

The post June Crespo, nuestro cuerpo industrial appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *