Galería Quero

Elena Rato

NOMBRE: Elena

APELLIDOS: Rato Tascón

LUGAR DE NACIMIENTO: Oviedo

FECHA DE NACIMIENTO: 1979

PROFESIÓN: Artista y docente

 

 

 

 

 

A Elena Rato, nuestra fichada esta semana, la conocimos hace justo una década, cuando presentó en el Museo Barjola de Gijón, y dentro del Festival Miradas de mujeres, la instalación pictórica Soft shot, secuenciada en cuatro trabajos que podían ser contemplados de forma autónoma pero que se relacionaban entre sí a través del uso vibrante del color y de la mancha. El políptico que componían, de hecho, era atravesado de forma vertical, precisamente, por una gran mancha negra que otorgaba potencia al conjunto y que, por su disposición, análoga a la de un crucifijo, podía remitir al primer uso religioso de la capilla del Palacio de Jove-Huergo.

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, en la especialidad de pintura, y formada también en la Politécnica de Valencia en escenografía, Rato ha cultivado también el diseño y la performance y, entre sus principales exhibiciones individuales destacan, junto a aquella en el Museo Barjola, las que ha presentado en la Fundación de Cultura de La Pola de Siero (2023), Furiosa Gallery (2021), la Galería Arancha Osoro (2019), Arcu Atlánticu (2018), The Americas Collection, en Miami (2014), la Sala Borrón (2013), Espacio Líquido (2012), LABoral (2011), la Pinacoteca Eduardo Úrculo (2010), la Galería Dasto (2009), La Casa Encendida y el DA2 salmantino (2004). Ha participado, asimismo, en colectivas en la Sala de arte Bodega ENATE, el Círculo de Bellas Artes de Lleida, el CMAE de Avilés, Tecla Sala (Barcelona), la Galería Gema Llazares de Gijón, Openart (Zaragoza) u Obra Pía (La Habana), y la hemos encontrado en citas como URVANITY, ART MADRID o PINTA Nueva York.

Rato ha sido premiada con el galardón ART MADRID – Liquitex (2020), el XLII Certamen Nacional de Arte de Luarca (2011), el Certamen Nacional de Pintura Contemporánea Casimiro Baragaña (2005) o el de Arte Joven Pancho Cossío del Gobierno de Cantabria (2007); más recientemente fue seleccionada en el VII Premio Internacional de Artes Plásticas OBRA ABIERTA de la Fundación Caja Extremadura (2018) o en el Premio de Arte Bodega ENATE (2024) y obtuvo un accésit en el XXIV Premio de Pintura Ciutat d’Algemesí (2019).

Se suma a esta sección porque queremos adentrarnos en las que ella llama “marañas”: manchas negras que comenzaron a aparecer en su pintura allá por 2005 y que se han convertido prácticamente en el sello de su trabajo abstracto; su apariencia a veces es del todo orgánica y otras tienden a la geometría, y también varían sus dimensiones, desde la grafía en pequeño formato a la ocupación de la totalidad de sus lienzos o el rebasamiento de sus límites. También de su evolución, desde unos inicios bajo la influencia del expresionismo abstracto hacia una mayor contención.

Elena Rato. Soft shot. Museo Barjola, 2014

Elena Rato. Soft shot. Museo Barjola, 2014

Elena Rato. Soft shot. Museo Barjola, 2014

Aunque recuerda haber mantenido interés por el arte desde la infancia, sitúa sus inicios al finalizar los estudios: Creo que hice arte desde siempre, desde que tengo uso de razón… Pero siendo menos romántica, desde que me licencié en Bellas Artes en 2003, hace ya veinte años, desde entonces he estado involucrada en la creación, exponiendo y trabajando con galerías.

Las temáticas que encontraremos en sus proyectos son diversas, pero la lectura de las mismas no será nunca explícita al plantearlas, normalmente, desde la abstracción: Me gusta decir que hay un sustrato que se va depositando en las obras, desde un punto de vista tanto conceptual como plástico, por lo que a veces estos temas van quedando ocultos y se van superponiendo a otros nuevos. En el pasado he tratado asuntos que ponían el foco en lo político y social, aunque desde la abstracción, que es algo menos evidente, y los títulos dan la pista sobre las temática abordada; actualmente me interesa lo metafísico o espiritual, qué hacemos aquí, qué venimos a trascender, las problemáticas de vivir en el mundo pero no ser del mundo… Hay ahora un mayor interés por enfocarme en lo más profundo, casi místico, que va un poco más allá de lo mundano.

Elena Rato. 907/CRÓNICA/11. Serie Pinturas encontradas, 2015 -2016. CMAE Avilés

Elena Rato. Capricho metapictórico primitivo, 2012-18

Su terreno, como venimos viendo, es el de la pintura que, muy a menudo, va más allá del espacio tradicional del lienzo: Mi línea de acción principal está enmarcada dentro de la corriente denominada pintura expandida. Me interesa romper con los límites del bastidor: son instalaciones pictóricas en la que la pintura rebosa y se aloja más allá de esos bordes acotados por el lienzo.

Actualmente hay una nueva transgresión también en los formatos; los bastidores son cortados y reconstruidos desde un posicionamiento más escultórico en el tratamiento de los mismos, así los reconstruyo en formas irregulares, valorando y dando una mayor relevancia al soporte.

En algunos de sus trabajos recientes ha preparado primeramente bocetos a través de programas informáticos, incorporando una nueva capa conceptual a sus piezas al depositarlos pictóricamente en la tela de manera mimética, como si se tratara de la reproducción de una acción mediante pinceles.

Elena Rato en su estudio

Elena Rato. Sinergia estética I. The Americas Collection, Miami, 2014

Elena Rato. Stripes

Elena Rato. Stripes and need, 2022

Y sus fuentes de influencia son diversas, pero pasan por corrientes fundamentales de la segunda mitad del siglo XX que tuvieron la pintura como eje: Desde el expresionismo abstracto y la pintura gestual, de la que soy deudora y caló hondo en mis inicios, hasta una pintura hard edge y de colorido vibrante, con el pop art como estandarte.

Siempre me ha gustado unir opuestos, si los expresionistas abstractos levantaran la cabeza verían que los he metido en mi coctelera creativa con el pop; en cuanto a color, soy deudora de unos y otros, también de la pintura hard edge de bordes cortantes.

Elena Rato. Quebrar la pintura. Casa de Cultura de La Pola Siero, 2023

Elena Rato. Quebrar la pintura. Casa de Cultura de La Pola Siero, 2023

Elena Rato. Quebrar la pintura. Casa de Cultura de La Pola Siero, 2023

Entre las series fundamentales de Rato hasta ahora podemos citar Vestigios, piezas elaboradas a partir de fragmentos de lienzos recuperados que reunió mediante cosidos y yuxtaposiciones, subrayando los contrastes entre planos de color vivo y zonas de lienzo crudo y entre brochazos gestuales o grafismos intuitivos y la factura más inexpresiva del hilo. Los tonos más habituales en esas obras (amarillos, negros, blancos) eran herencia del grabado japonés, aunque paulatinamente sumó a ellos rosas o magentas de aire pop.

En ese proceso de apertura de su paleta se enmarca la serie Mixturas, en la que aplicó los pigmentos al soporte de forma plana, evitando mostrar huellas del proceso. Esta serie la llevó a cabo a partir de bocetos-collages, traduciendo pictóricamente sus motivos, que al presentársenos fragmentariamente pierden la referencia a su iconografía inicial. Este conjunto aúna figuración y abstracción: atisbamos algunos motivos a los que no se deja emerger con claridad.

Un motivo figurativo fue justamente el punto de partida de la serie Máscaras (la cara de un payaso sonriendo), pero tampoco llegábamos a detectarla al combinarse con otros recursos, en composiciones complejas en las que predominaban las tonalidades ácidas. Al ocultar ese rostro, planteaba la artista reflexiones sobre el significado de la identidad y de su ocultación, que acentuaba, o tornaba hacia la ironía, al mutilar en ocasiones esas máscaras o dividirlas. De nuevo se sirvió de bocetos previos digitales, enfocando sus procedimientos desde un enfoque progresivamente más racional que intuitivo.

Los rasgos hasta ahora señalados en su pintura se acentúan en Realismo Psicótico Actual, aunque en esta propuesta la figuración gana la partida frente a su anterior periodo de latencia. Encontramos motivos distorsionados o desmenuzados sobre un fondo negro que podemos relacionar con sus posteriores marañas, vigente ya un anticipo de estas en Rosa sobre Negro, conjunto de trabajos de estética sencilla pero vigorosa. Sobre grandes masas de color negro plano dispuestas sobre el lienzo en crudo dispuso Rato campos rosas más limitados que parecen flotar en el espacio. A veces la mancha abstracta en ese tono se hacía motivo figurativo, guante.

Mencionaremos asimismo la serie que ha llamado justamente Marañas, en referencia al recurso que, como avanzamos, viene aflorando repetidamente en su trabajo desde hace casi dos décadas. El negro se hace presente en estas obras en configuraciones diversas: flotantes, amenazantes, rizomáticas… Tienden a la geometría, a la retícula, al goteo, pueden dar pie a metáforas diversas y suelen enriquecer su significado, o suscitar otros, en función del espacio donde se muestran y que ocasionalmente llegan a invadir.

Por último, Seriaciones de la diferencia consta de reproducciones pictóricas de un conjunto constante de elementos; pese a su título, este conjunto se compone únicamente de pinturas y no de obras gráficas, a las que vienen a imitar. Encontramos aquí la citada documentación pintada de una acción (plasmación de bocetos digitales), y por ello, la materialización del tiempo en la réplica a las capas del Photoshop.

Conoced mejor la obra de Elena, aquí: http://elenarato.com/

Elena Rato. Doble seriación de gesto anterior, 2015

Elena Rato. El límite y el reflejo, 2018

Elena Rato. La máquina que quería pintar. Máquina deseante, 2011. Estudio Pablo de Lillo

 

Elena Rato. Batalla I y II, 2012. Estudio Pablo de Lillo

The post Elena Rato appeared first on masdearte. Información de exposiciones, museos y artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *