Galería Quero

Comentario en La cultura libre como libertad positiva por Mariana Fossatti

En respuesta a Guillermo Martinez.

Hola Guillermo, gracias por tu comentario. Todo movimiento, incluyendo el de cultura / software libre, tiene unas reivindicaciones mínimas, unos acuerdos básicos que definen su unidad de acción. En nuestro caso, creo que el núcleo de acuerdo está en torno a la libertad en sentido negativo: estamos de acuerdo en que las personas tendrían que ser libres de compartir sus obras, y para eso se construyeron múltiples tipos de licencias abiertas que ofrecen muchas opciones y matices, siempre y cuando se respeten las libertades básicas para acceder y compartir (en el SL serían las cuatro libertades).

El argumento en este post es que estas libertades se quedan cortas, por dos razones: porque en la práctica, al liberar cultura generamos un acervo de bienes comunes y por lo general, una comunidad a su alrededor, entonces pasamos al nivel de lo colectivo. Y en segudo lugar, porque entendemos que «compartir es bueno» no sólo para los individuos, sino para la comunidad, porque el acceso al conocimiento es un derecho básico para poder ejercer cualquier libertad creativa, y porque hay necesidades humanas, de conexión, de cultivar cultura común, que son de orden colectivo y que son condicionantes para la autorrealización de las personas. Además, por lo general reivincidamos que el progreso técnico y científico no puede ser excluyente, no puede ser para pocos, se tiene que generalizar.

Si todo eso solo puede ser imaginado en un régimen como el de la Unión Soviética, creo que tenemos un serio problema de comprensión y de imaginación de futuros posibles. Para ser breve, desde mi punto de vista socialismo no es equivalente a planificación centralizada, partido único, colectivización forzada y desarrollo de la burocracia. Es más, las experiencias históricas caracterizadas por todo eso, ni deberían llamarse socialistas. Pienso que las próximas generaciones de propuestas y experiencias socialistas deberían tener la autonomía y la democracia en el centro.

Para terminar, una aclaración: no pienso que la cultura libre sea una prefiguración de ninguna sociedad socialista del futuro, simplemente pienso que aquí y ahora, en la sociedad actual, la noción de libertad que conlleva abarca esas dos dimensiones, libertad negativa y positiva, la segunda más amplia y progresiva que la primera.

Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *